RIELA 2015 – ARGENTINA.

Fotografías archivo MGA

El seminario llevado a cabo el pasado 25 de noviembre en Buenos Aires, Argentina desarrolló diversos temas en materia legal ambiental, vistos desde la perspectiva de casi todos los países de las Américas. Entre los temas discutidos se encuentran el  Shale Oil como nueva tecnología para la explotación hidrocarburos y su dificultad en la implementación por la ausencia de normatividad en varios de los países, salvo lo que se ha logrado en Estados Unidos.

Otro tema tratado ha sido, el de la responsabilidad de los directores y profesionales, lo cual para países como Canadá, Paraguay, Venezuela y Colombia reviste ciertos criterios uniformes en cuanto la responsabilidad de los directores, con variaciones propias de cada país. Algo interesante sobre el particular, es observar cómo se abre cierta uniformidad de criterio en relación con las sanciones a los administradores, desbordando incluso formas de Estado, de Gobierno e ideologías.

El otro tema desarrollado es el del cambio climático, con una mirada desde la Argentina hacia los posibles mecanismos jurídicos que se derivarán de la COP21, identificando siempre como un problema los recursos para cubrir los costos relacionados con la mitigación y adaptación.

Otro punto central de este seminario, es el de los pasivos ambientales. Se discutió el interrogante respecto de ¿cuándo un impacto ambiental se convierte en daño ambiental y cuando en un pasivo?, al respecto surgieron varias tesis producto de la discusión, para el caso de Uruguay cuando el impacto no se remedia, ni compensa, ni se prevé se considera daño ambiental. El impacto por naturaleza es tolerable, no causa un deterioro o permite una renovación del recurso natural, sin embargo por su nivel algunos impactos pueden llegar a ser inadmisibles.

Por su parte, para México cuando se pasa de un impacto controlable a uno no controlable, hay daño y debe ser remediado. Sin embargo, en el evento en que no se remedie se considera un pasivo.

Los especialistas técnicos en remediación señalan que si la concentración de cualquier sustancia o fuente de energía se encuentra por encima de lo permisible, hay contaminación, pero no daño, pues para que se configure éste último debe existir una imposibilidad de usar el recurso. Por otra parte, el concepto de pasivo es sectorial, por ejemplo para el sector petrolero pueden ser los pozos abandonados, y así para cada actividad productiva.

En Perú, la experiencia es interesante en tanto que se adicionan dos nuevos conceptos los pasivos históricos, que son los abandonados y sobre los cuales recae la obligación de remediación, y los pasivos flujos que son aquellos que deben ser manejados, mas no remediados.

De este modo, el resarcimiento iría hasta el punto de no riesgo para la salud humana, pues de lo contrario, ir más allá, sería llegar a considerar que el recurso natural debe estar en estado puro y no haber impactos.

Otro de los tópicos discutidos concierne a los litigios ambientales y acciones de clase, que en Colombia equivaldría a las acciones de grupo. Por ejemplo, para el caso de Brasil, el derecho al medio ambiente es un derecho colectivo reconocido así por la constitución, similar a lo acontecido en Colombia. Sin embargo, puede adquirir una dimensión individual dependiendo de cada caso en particular, con un alcance incluso de poder intervenir en la esfera privada, y llegar hasta la anulación de un contrato. El tema ha evolucionado en tal sentido que hoy en día se está empezando a hablar del daño moral ambiental.

En Argentina, los conflictos ambientales surgen de conflictos individuales pues resultan de reclamaciones de daños y perjuicios, y la pretensión comúnmente radica en la suspensión del daño ambiental causado. Ahora bien, y en armonía con lo expuesto anteriormente el daño ambiental es cualquier afectación no aceptable al medio ambiente.

En el caso de Costa Rica cualquier persona puede presentar una denuncia ante el Ministerio Público en Defensa de la Naturaleza, en cuanto que la madre natura es un sujeto de derecho.

Ni en Brasil, Argentina y Costa Rica existe una norma especial para las acciones de clase.

Lo anterior resulta en una breve reseña de los temas discutidos en materia legal ambiental, y los retos jurídicos a los que se verá expuesta esta rama del derecho ante la acelerada evolución que ha venido mostrando. Una vez más, RIELA se convierte en el escenario académico de discusión y creación de las tendencias y principales tesis del derecho ambiental para toda América.

Escrito por: Luis Fernando Macías Gómez.