PERSPECTIVAS DEL DESARROLLO RURAL Y LOS RECURSOS NATURALES RENOVABLES

IMAGEN TOMADA DE: www.voxpopulislp.com

Colombia desde el mismo momento de su independencia y su constitución como Estado de Derecho soberano ha aunado esfuerzos para reconocer, impulsar y desarrollar el campo, pues éste ha sido un factor de identidad y reconocimiento de la sociedad colombiana, no en vano se dice que nuestro país es un proveedor de materias primas para el mundo. Es tan importante la agricultura para nuestro Estado, que es un punto fundamental dentro de los diálogos de paz y una de las locomotoras del denominado postconflicto.

Ejemplo de lo antes mencionado han sido las continuas y múltiples reformas y contrarreformas agrarias del país, cada una de ellas, dependiendo del Gobierno de turno, tienen objetivos alcances disimiles, en unas se busca promover la seguridad alimentaria, otras extender la frontera agrícola, algunas promocionar la inversión tecnológica del campo, generar la exportación de ciertos productos o reducir la importación de alimentos.

Bajo la anterior tendencia mediante la Ley 1776 de 2016 se crearon las Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social, conocidas como Zidres (en adelante así mencionadas) que no son nada distinto que territorios con aptitud agrícola, pecuaria y forestal y piscícola identificados por la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA). 

Los territorios para ser categorizados como Zidres deben encontrarse aislados de los centros urbanos más significativos, sin precisar dicha condición de los centros urbanos; demandar elevados costos de adaptación productiva por sus características agrológicas y climáticas; tener baja densidad poblacional; presentar altos índices de pobreza; o carecer de infraestructura mínima para el transporte y comercialización de los productos.

El propósito es que en los territorios calificados como Zidres se estructuren proyectos agrícolas que promuevan la competitividad, equidad, la formación de capital humano y social y  los sistemas de producción familiar.

Resulta interesante destacar que el legislador con una conciencia ambiental muy pocas veces visita en nuestra legislación incorporó sendos preceptos de carácter ambiental en busca de la protección de los recursos naturales renovables, es así como, los territorios considerados como Zidres y los proyectos que allí se edifiquen deberán:   

  •  
  • (…)Promover la responsabilidad social empresarial (RSE) y la responsabilidad ambiental empresarial (RAE) de las personas jurídicas que desarrollen proyectos productivos en las Zidres.
  • Propiciar, La promoción del desarrollo regional a través del ordenamiento territorial, la modernización y especialización del aparato productivo, el Desarrollo Humano Sostenible, la agricultura dinámica y de contrato anticipado, la recuperación y regulación hídrica frente al Cambio Climático, en un marco de integración empresarial de la sociedad.
  • Promover, La creación o fortalecimiento de Parques de Ciencia, Tecnología e Innovación, Centros de Investigación y Desarrollo de la agricultura tropical y de investigación en biodiversidad y recursos naturales.
  • Propiciar, El manejo sostenible de los recursos naturales y una organización socio empresarial ligada a procesos técnicos eficientes (…)

En igual sentido las personas naturales y jurídicas al momento de edificar sus proyectos agrícolas en zonas de Zidres deben estructurar, (…) Un esquema de viabilidad administrativa, financiera, jurídica y de sostenibilidad ambiental (…) requisitos estos fundamentales para la aprobación de los proyectos por parte del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.  

Lo anterior deja entrever que en materia de Zidres la planificación ambiental resulta ser una piedra angular no solo para la aprobación y ejecución de los proyectos de desarrollo agrícola sino también para el territorio donde éstos se desarrollen. Sera el paso del tiempo quien determine si está bien intencionada Ley tendrá frutos para sector agrícola del país o será un intento más para la promoción del campo en Colombia.

 

Escrito por:  Iván Andrés Páez